lunes, 29 de octubre de 2012

21 de noviembre del 2011

Puede ver, como al pasar el tiempo, las cosas cambiaron. Y nunca hice nada para que eso deje de pasar.

Un dejo de vos, adentro mio, me hace buscarte. Algo de vos, que alguna vez me diste, y no te llevaste, me hace pensar, que quizás, algún día vengas a buscarme. Hoy puedo entender, que las cosas que en algún momento nos unieron, dieron por terminada nuestra relación, y lo acepto. Ninguno, nunca, quiso cambiar. Amamos desde el egoísmo de cada uno, y sin embargo, creíamos que amábamos bien. No vengo a reprocharte, vengo a hacerte saber, como yo veo las cosas, y si alguna vez, necesitas de mí, como lo hiciste todo este tiempo, sepas lo que mi cabeza lee.

Sé que voy a ser feliz, meses mas, meses menos. En días o años, alguien va a querer amarme. Sé que vas a ser feliz, porque lo fuiste todo este tiempo, completando lo que te faltaba buscándome a mi. Nunca entendí que te gustaba, pero yo te dejaba volver, porque me hacia bien, saber si me tenias cerca, estabas bien. Nunca me pediste, nunca me exigiste, y así como llegaste, un día, armaste las valijas y te fuiste. Y desde ese día empezaste a amarme para atrás.

¿Quién dice como se tiene que amar? Quizás, y es muy seguro, creo yo, nos amamos de una forma especial, inmensamente hermosa. Porque yo te llegue a amar hasta muy lejos, y sé que vos, algo por mi sentiste. Menos profundo tal vez, pero el sentimiento de necesitar existió. Y fue reciproco, pero a destiempo. Las veces que por tu parte, quisiste tenerme cerca, yo me fui corriendo, y cuando yo quise que estés en mi cama, alguien ya estaba en la tuya.

Y no te voy a poner el cartel de cobarde. El día que ame como vos la amas a ella, voy a tener las respuestas a un millón de preguntas que hoy no me dejan dormir. No te preocupes, algún día va a pasar. Por el momento, prefiero dejar las cuestiones en el cajón, y no juzgarte. Si hablamos de cobarde, hablemos de mi, que durante un año y medio, me helaba la piel saber que existía la remota idea de no verte mas.

Porque tu cabeza y tu corazón nunca jugaron para el mismo equipo, y me hacían confundir. Vos me propusiste el juego, y yo acepte el papel que me tocaba. No te culpo, tendría que haber rechazado desde un principio. Pero entendeme, tenerte cerca, me hacia bien. Tan bien, que llego a ser perfectamente imperfecto, verte dos veces por semana, quince minutos, y a las apuradas, y si te vi, no me acuerdo.

Siempre que me desilusionabas, trataba de hacer borrón y cuenta nueva, y acá no paso nada. Mírame, abrázame, bésame, y todo va a volver a la normalidad paralela que vivíamos. Nunca nada fue mas perfecto, nunca nada me gusto mas. Tus acciones de galán reprimido, me tenían atrapada. Amaba verte volver, o quizás volvía yo, a dejarte volver. Siempre que te ibas, que te saludaba, quedaba un silencio, una ‘nada’. Vacíos que se rellenaban con mis suplicas invisibles de que no tardes en volver. Tendría que haber cerrado las puertas en su momento.

Te cuide. Como pude y con lo que tenia a mi alcance. Verte sofreír, verte festejar era mi tarea del día. En algún momento creí haber nacido para hacer eso. Te hable mientras dormías mas de una vez, y prometí no dejarte. Te acaricie la espalda mientras soñabas, y supe ser tu sostén cuando me pediste que me quede cerca. Hoy rompo las promesas, no quiero cumplir nada, me quiero ir de acá. Por primera vez soy consiente del mal que me haces. Ojala esto nos sirva de experiencia, que haber dejado el corazón en manos de alguien que ni siquiera puede cuidar el suyo, nos sirva para no pasarnos de la línea, para cuidar lo mas puro que tenemos.

Los dos cometimos errores, y los estamos pagando, alejarme de vos, en su momento me hizo una herida que pensé que jamás se iba a ir, pero cada día que pasa, se va cerrando, porque voy entendiendo.

Voy a extrañarte. Todo el día, toda la noche. No va a ser fácil dejarte. Son cosas que cura el tiempo, ya no depende de mi. También voy a dejarte en paz. Que vayas a buscar, o que sigas con la felicidad que ya tenes. Ojala los consejos que alguna vez supe darte, todavía quepan en tu consciencia  Ojala nunca caigas, y si lo haces, tengas quien te levante. Nunca dejes de sonreír  nunca dejes de amar, nunca dejes de sentir. De alguna manera, voy a saber como estas, y voy a alegrarme si los resultados son positivos. Sos una gran persona. Nada de esto es culpa tuya, ni mía  No supimos, no entendimos. Nadie nació sabiendo. Como alguna vez que te dije, ojala hubieras aparecido en mi vida, cinco o seis años después  Seguramente, en ese entonces, te hubiese cuidado mucho mas. A vos, y a mi corazón.

Lo que queda de mi, hoy, son pedazos, huecos, y te repito, el tiempo se va a encargar de eso. Nunca voy a olvidarte. Te ame hasta los huesos, te seguí hasta donde pude, y de la forma que nos amamos, me  hiciste muy feliz. Tenemos muchas caídas en nuestro repertorio, y sin embargo, te guardo como el mejor.

Yo no se que va a pasar con nosotros. Hoy nos vamos. Distintos caminos, distintas veredas. Tu lugar, el lugar donde vos queres ser feliz, no esta cerca mio, o yo no estoy al alcance de eso. Seguramente, ya tengas algo que se asemeje a eso que tiene como resultado tu sonrisa permanente, y por eso te vas. Por mi parte, estoy un poco en la nada todavía  No se que va a pasar conmigo. No quiero pifiar otra vez. Si algún día vuelvo a cruzarte, a verte, abrázame  y contame como estas. Me gustaría saber de vos, porque de alguna forma, estaría sabiendo como esta la parte que quedo de mi, adentro tuyo. O al menos mírame  y con verte los ojos voy a saber.

Las sonrisas que me sacaste no se comparan. Las locuras, los abrazos, tus manos arriba de mi cuerpo, y tu sonrisa, van a quedar en mi. Siempre vamos a pertenecernos, (...) Siempre te voy a estar cuidando.

Sé que vas a ser muy feliz lejos mio, y me encantaría tener la misma certeza para mi. Te deseo lo mejor que existe en la tierra. Que tengas mucho amor, y que te cuiden mucho mas. La felicidad que a mi me diste, no se compara. Lleve mis sentimientos a flor de piel, te mostré lo mas pura que fui, y si hay algo de lo que estoy segura, es que te ame, como nadie va a amarte en la vida. Porque deje en vos, lo mejor de mi.


‘Desde el 2010, y para siempre’

Te quiero, te amo.

Agustina