domingo, 1 de abril de 2012


-          Por favor, cuando sepas que te estoy necesitando, volve. No quiero morir en vida.
-          No me voy a ir muy lejos, una parte de mi esta en vos.

Maldito sea el día en que te pedí que no te vayas lejos. Bendita sea la intuición, tan perfecta que te trae hasta mi. Agradezco que cumplas las promesas, y que sin rencores hayas vuelto a abrazarme…

¿La verdad? Yo nunca me aleje demasiado tampoco, porque mi esencia, te la regale a vos. Separarme de tu cuerpo, seria como dejar mi alma, y no quiero ser un cuerpo sin alma. Si vos me hubieses necesitado antes, yo hubiese vuelto. Siento lo que te pasa porque tengo una parte tuya, y vos sentís lo que me pasa a mí, porque te regale una parte mía.

Lejos de decirte te amo ('Y ni se te ocurra decir que me amas si no lo sentís'), puedo decirte que sos mi vida, mi porque, mi razón, y esas cosas que me hacen necesitar de tu voz, todos los días.

Gracias, entiendo de plenitud, si me miras a los ojos, y me pedís que siga (por vos, por mí, por nosotros).