jueves, 31 de mayo de 2012

"El 31 de mayo de 2002 Las Pastillas del Abuelo dieron su primer recital importante y fue en su propio barrio". Seis años después, casi sin querer aparecieron con ‘el sensei’ a mi vida. Un año después, con La Casada y ¿Quién sabe? Y desde ahí, nunca más se fueron. Amor a primera vista (o a primer oído), si los hay. Y hasta hoy me acompañan. Existen letras, muchas, pero las de ellos, me salvan, me describen. En cada canción encuentro una parte que la hago mía, me pertenece, y la defiendo.

Debo  gran parte de lo que hoy soy a ellos. Porque con sus ganas de que la banda crezca, me salvaron a mi. Y me trajeron personas (muchas), “‘Como lo conociste?’ ‘Por las pastillas’”. Y me abrieron puertas.  Me presentaron bandas. Me hicieron (y hacen) feliz.

Siempre se vuelve al primer amor, y mas allá de lo que pueda decir, siempre voy a volver a ustedes (que tire la primera piedra quien nunca se enojo con su primer amor), porque sin estas siete personas, hoy yo, no seria lo que soy. Gracias, por la banda, por aparecer en mi vida, por tantas fiestas, por tantas alegrías, por tantas lagrimas (si). Les debo gran parte de lo que soy, voy a devolverles un poco, prometiendo no abandonarlos (cueste lo que me cueste).

Y si creen que exagero, conózcanlos, pero antes, sáquense el sombrero.

Felices 10 años pastillas.