lunes, 25 de marzo de 2013


Hace tres años atrás, un octubre me lastimo. Si me preguntan que me paso, no supiera que contestar, porque paso el tiempo, y ya no me duele tanto como en su momento. Lo mismo me paso al año siguiente, el mismo octubre, con su vestimenta primaveral, volvió a lastimarme. El año pasado sorpresivamente marzo me destruyo, y esta vez sí recuerdo por que fue.
Hay meses malos en los años que camino. Que todas las peores cosas me pasan juntas. O así lo veo, lo siento, yo.
Entonces sin querer, marzo, otra vez, no me está dejando respirar, y nada más pienso que las cosas buenas ya van a llegar.