Miembros

lunes, 7 de septiembre de 2015

Teníamos derecho a todo. Puedo jurarlo. Absolutamente a todo. Nos reíamos demasiado, de él, de mí, de nosotros, del momento.
Como se le prohíbe algo a una persona que no para de llevarte a otra dimensión?
No puedo, nose por donde empezar.

Me siento libre. Libre de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario