martes, 24 de abril de 2012

Había tanto por perder, que nunca apostaron nada. Y no se lastimaron, no llegaron a nada. No tuvieron los huevos para quererse, como se quiere cuando, se quiere tanto que hace DOLER.