miércoles, 27 de febrero de 2013

Cuando extrañas, las fotos tienen olor, las canciones son pasaportes de momentos, y los recuerdos son asesinos seriales por oficio. Y su nombre es... El comprobante de mi propio vacío.